Life is a never-ending learning process

En momentos convulsos en los mercados financieros como los de las semanas pasadas, donde por ejemplo, los mercados emergentes han sufrido caídas muy pronunciadas, conviene rememorar episodios del pasado y leer a aquellos inversores legendarios que pasaron por mil y una aventuras y cosecharon resultados brillantes.

Uno de ellos es sin duda Peter Lynch, cuyo libro One Up on Wall Street, escrito en 1989, es un clásico en la literatura de inversión. El autor fue gestor de un fondo muy exitoso desde 1977 y 1990.

Leer más.

Les dejo el artículo que he publicado en el portal Pisos.com, a cuenta de la nota de prensa que sacamos desde el Observatorio de Coyuntura Económica del I. Juan de Mariana acerca de la sobrevaloración todavía existente en el mercado inmobiliario español:

Los últimos meses están dejando clara la divergencia entre las economías europea y estadounidense. Mientras la primera continúa en contracción, la segunda sigue capeando bien el temporal, mostrando datos macroeconómicos mucho más positivos que el viejo continente.

Las causas son diversas y complejas, pero un elemento nos llama la atención: el excelente comportamiento del sector inmobiliario, hasta el punto de que algunos ya se lanzan a ver los primeros síntomas de sobrecalentamiento. Este sector está siendo un importante factor en el moderado crecimiento de la economía norteamericana, atrayendo a inversores en masa. Algunas de las regiones que más sufrieron en el pinchazo de la burbuja, como Las Vegas, ya han registrado notables subidas de precios desde mínimos.

Leer más.

En febrero de 2011 publiqué en Libertad Digital un par de artículos sobre la situación del mercado laboral en EEUU.

Actualmente, el análisis del mercado laboral estadounidense no solo es importante en sí mismo, sino también para vislumbrar el futuro de la política monetaria de la Reserva Federal, que a su vez tiene impacto en todo el globo, países desarrollados y emergentes. La razón, como muchos sabéis, es que el último plan de expansión monetaria que está vigente, está ligado a la tasa de desempleo. Si ésta baja considerablemente (un objetivo se ha fijado en el 6,5%), el programa de compras de bonos cesará.

En la ‘radiografía’ que escribí en 2011 hablaba de la importante caída de la Tasa de Participación de la Fuerza Laboral (TPFL), que ocultaba un mayor deterioro del que se veía a primera vista través de la tasa de paro. Sin embargo, por lo que he ido leyendo, podía estar equivocado, y esta caída se debería no tanto a los efectos coyunturales de la crisis económica, sino a factores demográficos y otros. Sobre esto escribo un artículo detallado intentando explicar el porqué de la evolución de la TPFL, que actualmente se encuentra a niveles de 1979. Pero creo que existe confusión sobre el tema, y deben tenerse muy en cuenta los aspectos demográficos que señalo.

En un segundo artículo, amplío la explicación, añadiendo la cuestión del gran aumento de los trabajadores discapacitados en las últimas décadas, lo que también ha tenido influencia sobre el indicador. Además, actualizo varios de los gráficos que publiqué en Febrero 2011, indicadores que van más allá de la archiconocida tasa de desempleo. Como por ejemplo, la tasa de paro alternativa U-6, la tasa de trabajadores que trabajan a tiempo parcial por no poder hacerlo a tiempo completo, la duración media del desempleo o la evolución del número de empleados públicos. Una batería de indicadores que nos dan una imagen más completa de la situación del mercado laboral estadounidense.

El diagnóstico no es sencillo, pero creo que sí se puede afirmar que la recuperación del empleo está siendo muy lenta, pero al menos podemos hablar de creación de empleo y mejores perspectivas que en Europa.

Esta noche comienza para el pueblo judío la celebración del ‘Día de recuerdo del Holocausto’.

Leyendo el testimonio del judío superviviente del Holocausto Simon Wiesenthal (“Los límites del perdón”), me han venido algunas reflexiones que pueden ser de interés; podría decir que para la actualidad, pero seguramente lo sean en todo tiempo dado que reflejan una parte de la naturaleza humana.

La primera, quizá la más obvia tratándose del episodio que Simon cuenta,  pone el acento en lo cruel y vil que puede llegar a ser el ser humano: hasta límites insospechados, jamás imaginados por la mente humana y mucho menos comprendidos.

Un párrafo del libro ilustra esta idea. El contexto del mismo es la creación de los nazis de una guardería en un campo de concentración, con el objetivo (oculto) de tener mejor controlados a los niños. Ellos, claro, les habían dicho a los padres judíos que iban a tratar bien a sus niños.

Los judíos, eternos e incorregibles optimistas, vieron en ello un gesto de humanidad… Y así, los padres de los niños que quedaban (en el campo de concentración) se convencieron poco a poco de que sus hijos deberían ir a la guardería. Esperaban con impaciencia a una comisión de la Cruz Roja. Pero la comisión nunca apareció. Por contra, una mañana llegaron tres camiones de las SS a la guardería y se llevaron a los niños a la cámara de gas. Esa noche, cuando los padres regresaron del trabajo, se vivieron escenas desgarradoras en la desierta guardería.

LEER MÁS »

El otro día en Salvados se nos presentaba una imagen de Alemania más negativa de la que solemos ver, respecto a la calidad de vida de las personas mayores y jubilados. También de vez en cuando vemos reportajes de que no es oro todo lo que reluce en Alemania; que las tasas de paro reducidas que tienen esconden los mini-jobs, trabajos mal remunerados, etc.

Seguramente todo eso sea cierto, pero lo que también es cierto, e inapelable, es que mientras que en el área del Euro la tasa de desempleo juvenil (por debajo de 25 años) se ha disparado con la crisis, en Alemania ha pasado casi lo contrario (salvo un relativamente pequeño repunte a comienzos de la crisis). Y lo que también es destacable: la tendencia fuertemente a la baja que se inició en 2004 tras un aumento muy considerable. Aquí el gráfico:

Fuente: Credit Suisse

Por supuesto, también importa lo que hay dentro de estos números, la estructura del paro en ambos casos.

Y sobre las causas de esta gran divergencia, serán muchas: su modelo productivo, educativo, laboral…

Reproduzco a continuación una entrevista que me hicieron para el medio financiero de Colombia, Dinero.com, uno de los más importantes del país en su categoría (según me han contado). Nota: aunque se menciona el tema de los recientes escándalos de corrupción, la entrevista se me hizo antes de que saltaran a la palestra, por eso no hay menciones a ello.

*****************************

Las recientes acusaciones de corrupción contra el presidente de España, Mariano Rajoy, las medidas adoptadas por su Gobierno y la crisis que se presenta han generado un ambiente pesimista en el país. Dinero.com habló con experto sobre el tema.

Ángel Martín Oro es director del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana (IJM), entidad dedicada a la investigación de los asuntos públicos y que, para no perder la independencia en sus estudios, no acepta subvenciones o ayudas de ningún gobierno o partido político.

Es autor y co-autor de informes y artículos publicados en medios dentro de los que se destaca el Wall Street Journal o el Cato Institute.

Martín Oro, quien rechaza las medidas económicas tomadas por el gobierno de España, habló para Dinero.com sobre la crisis que se presenta en ese país.

Se siente un pesimismo terrible en la sociedad española ¿Qué opinión tiene de la crisis española?

Efectivamente, el pesimismo es muy elevado, y con razón. Si la situación presente ya es muy mala –crítica para muchísima gente-, las perspectivas de los próximos años no ayudan para levantar el ánimo.

Tras ver cómo se han incumplido todas las previsiones de ambos gobiernos de que la crisis ya estaba a punto de acabar, la desazón es inevitable. Además, las medidas llevadas a cabo no parecen estar generando los efectos positivos deseados, mientras que sí se han dejado notar negativamente en los ciudadanos, a través de mayores impuestos y menores salarios en el caso de los empleados públicos.

LEER MÁS »

Así se titula la edición del 17 de Enero del programa Padilla en América que dirige el prestigioso periodista de origen mejicano Alberto Padilla, en el que fui entrevistado junto a Juan Carlos Martínez Lázaro, profesor del Instituto de Empresa y experto en coyuntura económica.

El video-entrevista conjunta se puede ver en este enlace.

En su mayor parte, los planteamientos de Juan Carlos y míos son compatibles y complementarios. Digo complementarios porque en varias de las preguntas apenas me centré en alguno de los aspectos relevantes, dejando cosas en el tintero que completó Juan Carlos.

Donde diferimos fue, además de algunos matices, en la cuestión de la subida de impuestos y su inevitabilidad. Él defendió que, aunque son medidas que puedan perjudicar el crecimiento, fueron inevitables para avanzar hacia la reducción del déficit. En mi opinión, sin embargo, son medidas generalmente contraproducentes para la recuperación e incluso pueden serlo también para el objetivo de reducción de déficit. Hay que tener en cuenta que lo ideal es reducir el déficit sin afectar a la capacidad de generación de riqueza de la sociedad, y eso parecería más factible hacerlo vía recorte inteligente del gasto que vía subidas de impuestos.

Quería mostrarles este gráfico, para mí desolador, aunque seguramente no muy sorprendente.

La pregunta, realizada a 999 inversores, es: ¿Cuál de estas lecciones para la inversión considera es la más importante de los últimos cinco años?

Como ven, la más importante de las lecciones que han aprendido los inversores, es que los gobiernos y bancos centrales continuarán rescatando a los acreedores en problemas. La lección menos elegida por los encuestados del CFA Institute fue que las nuevas regulaciones financieras evitarán fallos sistémicos en el futuro.

Es decir, que próximamente, en el próximo ciclo (si no antes) volveremos a ver fenómenos similares a los vistos en la Gran Recesión, donde entidades sistémicas pondrán en jaque al sistema, y gobiernos y bancos centrales acudirán a su rescate. Ambas cosas (que volverán fallos sistémicos y la percepción de que habrá rescates a entidades en problemas) están íntimamente relacionadas, claro: si uno piensa que las autoridades van a estar detrás de las entidades grandes para lo que haga falta, la asunción de riesgos por la entidad (y quizá más importante, por sus acreedores) será mayor, generando efectos muy perniciosos sobre el sistema financiero en su conjunto (y en consecuencia, sobre el sistema económico).

Esto es lo que gobiernos y bancos centrales han conseguido con sus políticas de los últimos años. Sí, han podido evitar males mayores en algún caso, pero han puesto las semillas para que los problemas que hemos visto en esta crisis financiera, se repitan en el futuro.

Fuente: Business Insider.

Se nos dice que el elevado coste de la deuda pública española nos está perjudicando gravemente, y que si el Banco Central Europeo actuara de manera más enérgica, este lastre sobre las finanzas públicas se reduciría notablemente.

Pero esto es, en el mejor de los casos, solo verdad a medias. Echen un vistazo a este gráfico, donde se muestra el tipo medio de emisión de la deuda pública española desde 1999, que en promedio está en el 4.6%.

Fuente: Jesús Sánchez-Quiñones, “El problema no es la prima de riesgo”

Efectivamente, pese a los aumentos desde 2009, el tipo sigue estando por debajo de la media desde 1999.

El problema, entonces, parece otro. Y no es más que el elevado volumen de la deuda pública, como argumenta el artículo citado de Sánchez-Quiñones. Elevado no tanto si lo comparamos con otros países de nuestro entorno, sino en relación a cómo estaba hace solo unos años.

Recuerdo este gráfico del boletín de coyuntura que publicamos en el Juan de Mariana, donde se ve, en términos comparativos, el galopante ritmo de crecimiento de la deuda pública en términos del PIB:

Aumento mucho mayor incluso comparado con Estados Unidos, cuyo problema de volumen de deuda es muy considerable.

Pero claro, es mucho más fácil para el gobierno culpar a los mercados y echar balones fuera (decir que el problema es el coste de la deuda), que asumir la responsabilidad de una mala gestión (manifestada en el crecimiento de la deuda). Aunque, por supuesto, el gobierno actual del PP no tiene responsabilidad de la gestión de la anterior legislatura ni el legado dejado.

Durante la primera parte, y meses después de este 2012, China se desaceleró. Cundió cierto pesimismo, se revisaron las tasas de crecimiento pronisticadas a la baja. Se debatía si China se enfrentaba a un soft o hard landing. Hasta que llegaron los datos más recientes, en general positivos (producción industria, ventas minoristas, inversión etc.) y la cosa se revirtió. Las tasas de crecimiento se vuelven a revisar, pero esta vez al alza, y analistas afirman que China ya ha tocado suelo: descorchemos las botellas de champán, que lo feo ya ha pasado.

En fin, esto pasa a menudo. Existe cierto cortoplacismo en los análisis, pendientes del último dato PMI o de cualquier otra cosa, sin examinar las cosas con una suficiente perspectiva. La clave es: ¿es este crecimiento sostenible? ¿En qué se basa, qué lo sostiene, cuáles son sus factores? No es lo mismo un crecimiento basado en ahorro y aumentos de productividad, que un crecimiento basado en expansión del crédito y consumo. La inversión no siempre es buena, existen lo que se llaman malas inversiones. Cuidado con los análisis exclusivamente macro, que pasan por encima de la realidad microeconómica.

Toda esta introducción sirve para resumir mi último artículo en inBestia.com, “No se emocionen con los últimos datos positivos de China”. En él pongo encima de la mesa algunos datos y cuestiones que me resultan preocupantes, y me hacen pensar que, pese a que es posible que la economía china se acelere (y se esté acelerando ya) en próximos trimestres, los fundamentos no son sólidos, y más pronto que tarde (aunque esto del timing no lo llevo muy bien con China) volverá a desacelerarse, manifestándose sus desequilibrios.

LEER MÁS »



Blogs de Libre Mercado

Archivo

noviembre 2014
L M X J V S D
« jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
© Copyright Libertad Digital SA. Juan Esplandiu 13, 28007 Madrid.
Tel: 91 409 4766 - Fax: 91 409 4899